Tiempo de Lectura: 2 minutos

 

Ya he tratado el tema de segmentación de campañas de video-marketing en otros artículos, me parece básico saber determinar nuestro mercado para saber donde lanzar nuestros mensajes. Pero me parece más interesante aún empezar con la segmentación desde el mismo origen del producto. En la mayoría de los casos me encuentro productos terminados que necesitan ser distribuidos, pero… ¿no sería más interesante empezar a pensar en nuestro cliente, antes incluso de empezar a dar forma al producto?

Muchas son las razones por las que debes de plantearte previamente la forma de utilizar los recursos para poder obtener el mayor rendimiento. Lo debemos de ver desde una forma de optimización y también desde un punto de vista de satisfacción del cliente, “ponte en su lugar e intenta pensar como pensaría a la hora de consumir tu producto/servicio”.

De este artículo me quedaría satisfecho que te llevaras una pequeña lectura. El objetivo del cambio es nuestra adaptación a la evolución en el tiempo, si somos una empresa dinámica que se ajusta a los nuevos tiempos, será mucho más fácil sobrevivir para seguir creciendo y para seguir mejorando…, debemos entender el momento de la historia que nos ha tocado vivir,  los tiempos se acortan y nuestras capacidades deben de reajustarse constantemente con la realidad.

Para materializar este momento de reflexión, me parecía interesante encontrar un ejemplo que sirva de reflejo a la evolución, al cambio y a la segmentación sobre un cliente determinado. El ejemplo lo he encontrado en una gama de maletas, Vivotec de American Tourister. Una marca con más de 80 años de historia que ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos, a las nuevas necesidades del turista y a una promoción sobre viralización de videos en plataformas 2.0. Aquí te dejo el video de la campaña de Vivotec:


Me parece importante que poco a poco nos vayamos subiendo al carro de las nuevas posibilidades que la tecnología nos proporciona. No significa que por ser más “moderno” todo vaya a ser mejor, no tiene porque ser así, sino que por implementar un modelo que se adapte mejor y que aprenda de los errores. Debemos ajustar nuestro producto y nuestro foco, con humildad y sin dejar de aprender, ya que en un sector como el tecnológico, se requiere mucho esfuerzo y dedicación para estar a la última.

¿Consideras que esta filosofía debe adaptarse a una empresa turística?