Tiempo de Lectura: 2 minutos

 

 

Antes de arrancar con nuestros perfiles o páginas profesionales es necesario saber una serie de cosas básicas:

  • Las redes sociales no son gratuítas.
  • Las redes sociales no va a reportar resultados inmediatos.
  • Las redes sociales no va a compensar un mal producto.

Partiendo de esta pequeña base podemos empezar a trabajar, a mejorar y a cumplir los objetivos que nos marquemos.

Aunque nos guste o no ya somos 2.0, la coletilla esa que suelen soltar en las charlas de que ya están hablando de nosotros…, es cierta, seguro que están hablando de nuestro establecimiento  y nosotr@s no podemos intervenimos en la conversación. Por lo tanto… ¿Participamos?

Desde mi punto de vista lo más inteligente sería que sí, por lo tanto, te voy a dar una serie de pautas básicas que debes grabarte a fuego en tu ADN:

  1. Escuchar y luego hablar. Si a algo podemos sacarle provecho es a escuchar lo que están diciendo de nosotros en la red. Sería interesante crear el terreno de juego donde nos puedan comentar como monitorizar con diferentes herramientas lo que se habla de nosotros en internet.
  2. Responde a todo el mundo. Responde siempre, que la marca de la cara y de forma pormenorizada. Nos encanta sentirnos importante y por lo tanto tú, “Pepe de Ciudad Real” que una gran marca se dirija a tí, pues mola. Tanto si eres una gran cadena o un pequeño hotel… responde. No importa que se metan contigo o que te alague, siempre se responde.
  3. Se venda o no, los redes sociales son para atención al cliente. Aunque algún día caiga algo, las redes sociales están para atención al cliente. Si un cliente se queda satisfecho de tu atención, ya se encargará de ir a la web y reservar. Esto no quita que algún día enlacemos una campaña y conquistemos el corazón de alguien.
  4. Ser auténtico. No intentes aparentar ser otra persona, eres tú, “un hotel cutre del centro de Madrid” o un “Macro resort de las Islas Caimán” eso no quiere decir que no seamos carismáticos, entrañables y tengamos el don de la oportunidad. Cada hotel tiene su público objetivo.
  5. Conquista por el corazón. Aunque a nadie le amarga un dulce y podamos realizar alguna promoción, concurso…, o acción de todo tipo. A tu comunidad la debes ganar por el contenido y el interés que suscite el contenido que publiques.
  6. Ser agradecido. Aunque seamos guays y molones no perdamos las formas.  Muy importante, dar las gracias a los clientes con educación y ser educados.

Nos guste o no, ya somos parte de esta era 2.0. Ahora prima la transparencia y la cercanía con el cliente, solo nos queda ponernos manos a la obra y hacerlo con estilo 😉