Tiempo de Lectura: 3 minutos

Visualiza el Lean Canvas de tu hotel para potenciar tu modelo de negocio

Seguro que a muchos ya os suena esto de la metodología Lean y el modelo Canvas, pero puede que a otros esto no os suene y esta pueda ser una oportunidad para familiarizarse con esta terminología. No vengo a descubrir nada nuevo, esto ya lleva unos años implantado a nivel Startup, de hecho con la velocidad con la que evoluciona el mercado puede parecer “viejuno” y todo. Lo que me gustaría aprovechar con este artículo es el enorme potencial del Business Model Canvas con algunas mejoras y estas aplicadas al día a día de un hotel. Como realizar un planteamiento rápido, dinámico y vivo a través de Lean Canvas, que pueda servir para mejorar los resultados de un hotel. Puede ser algo bastante ambicioso pero muy operativo, en cuanto a que es importante reflexionar sobre nuestro modelo y realizar dinámicas de este tipo nos pueden hacer sentir más cerca del mercado.

Antes de nada me gustaría presentaros a la plantilla que se utiliza en el  Lean Canvas, está numerada según el “orden” establecido para completarlo y que vaya cogiendo forma desde unos conceptos a otros. Hay quien le gusta empezar por ejemplo con los problemas y sobre eso plantear soluciones, consumidores…, explique quien te lo explique cobra sentido igualmente. La idea es que se conforme una estructura compacta, lo más cerrada posible (Sobre todo a nivel Startup y el Mínimo producto viable) pero a nivel hotel podemos adaptar el modelo realizando una estructura flexible que se adapte a nuestras necesidades (Si le estoy pegando una patada al modelo perdonarme, pero no soy mucho de “encorsetados” 😉 Cada uno que aproveche esta tecnología como mejor le venga, aunque siempre con un orden.

Vamos a empezar a diseñar nuestro Lean Canvas:

Lean Canvas

1.- SEGMENTOS DE CLIENTES: Identifica y conoce los segmentos de clientes sobre los que trabaja y/o quiere trabajar tu hotel, y sobre todo esfuérzate en averiguar quienes podrían ser los nuevos segmentos de clientes sobre los que empezar a trabajar y que encajan perfectamente con tu filosofía de establecimiento.

2.- PROBLEMAS: Averigua cuales son los 3 principales problemas que solucionas con tu alojamiento (además de la pernoctación) y plantea soluciones a través de productos o servicios personalizados hacia tus segmentos de clientes. Afina mucho en esta parte, exprime al máximo el valor diferencial de tu hotel, en un mercado de sobreoferta que casi todos dan “el mismo” servicio.

3.- PROPOSICIÓN ÚNICA DE VALOR: Esta es la parte que personalmente más te cuesta, pero la más útil. En una frase sintetiza la esencia de tu establecimiento y que es lo que puede aportar al mundo.

4.- SOLUCIÓN: Una vez conocidos y priorizados los problemas a los que se enfrentan tus clientes. Establece las 3 características más importantes de tu producto/servicio que resuelven los problemas de tus clientes.

5.- CANALES: Ahora llega el momento de trabajar sobre CÓMO vas a hacer llegar tu solución a los segmentos de clientes con los que vas a trabajar en tu hotel. Es muy importante no sólo pensar en la fase de la venta sino en toda la experiencia de cliente, así como en la percepción de este sobre la calidad y el servicio óptimo.

6.- FLUJOS DE INGRESO: En este punto debemos reflexionar sobre cómo vamos a ganar dinero con la soluciones que planteamos. Es el momento de “diseccionar” los diversos flujos, el margen, el valor del cliente, la recurrencia…

7.- ESTRUCTURA DE COSTES: Ahora toca indicar aquellos elementos que nos cuestan dinero sobre las acciones planteadas, y que en la práctica indican el gasto aproximado que tendremos mensualmente. Debemos tener en cuenta la parte de costes fijos asociados a esta actividad y los variables que nos obliga a tener.

8.- METRICAS CLAVE: Una vez hemos definido los elementos más importantes del modelo de negocio, toca meterse con las métricas o Kpis que necesitamos tener para llevar un control de la evolución en las actividades que vamos a desarrollar. Definir que queremos medir y cómo, no volvernos locos con la información a recabar, sino algo que sea asumible y comprensible.

9.- VENTAJA DIFERENCIAL: Un punto complicado pero a la vez clave. Puede que al principio no tengas la solución pero debes de estar alerta para generar aquello por lo que el cliente seguirá “comprando” o alojándose en tu hotel. Mucho se habla sobre la diferenciación pero difícil llegar a ella si no nos creemos realmente diferentes en los factores que más potenciemos.

Ahora es cuando viene el auténtico reto, que no es otro que asumir lo escrito y proponer medidas ejecutables que nos lleven a un escenario viable. De nada sirven los propósitos si nos empeñamos en seguir haciendo siempre lo mismo, sin dejar una puerta abierta a la diferenciación. Espero que hagáis un bonito “Lean Canvas” y si surge alguna duda o problema me comentéis, seguro que entre todos lo podremos solucionar.

¡Ánimo con el Lean Canvas! 🙂