Tiempo de Lectura: 1 minuto

Se que no soy un superman ni que puedo cambiar el curso de los acontencimos, pero si se que soy un pequeño altavoz que puedo retransmitir aquello que me inquieta y aquello que me apasiona. Hasta este post mis artículos suelen ser ordenados, prácticos aunque muy impersonales. A partir de ahora me  gustaría dar algún pequeño consejo reflexivo que profundicen en la base de los problemas que vivimos a diario, no solo en nuestras empresas sino en nuestras casas.

Este primero habla sobre la vulnerabilidad de las personas y por supuesto de las marcas. Acabo de ver esta charla de TED:

(El poder de la vulnerabilidad de Brené Brown)

 

 

Habla sobre la vulnerabilidad del ser humano y sobre como los seres humanos que reconocen esas vulnerabilidades son más felices, transmiten más amor y se sienten más orgullosos de ser ellos mismos.

¿Pensáis que la mejor forma de gestionar una gran marca y los problemas que ello conlleva es tapando todos los problemas y haciendo oídos sordos?

Hay unas frases que se puede extrapolar a la sociedad de “transparencia” en la  que vivimos:

” Solo queremos que seáis auténticos y reales, y que digan “lo sentimos, lo arreglaremos…”.

“Sentirse vulnerable es sentirse vivo”

“Dejemos de gritar y empecemos a escuchar, debemos ser más amables con las personas que nos rodean y con nosotros mismos”

Mi frase sería: “El ser humanos nos hace vulnerables, por lo que no hay mejor forma de solucionar los problemas que mirándolos a los ojos