Tiempo de Lectura: 3 minutos

Seguro que a la mayoría de todos vosotros os acordáis del concepto de “Marketing mix”, ya que es algo que se enseña en 1º de Marketing jejeje…, es como una de las bases sobre la que se sustenta la estrategia de marketing de cualquier empresa. Se analiza este concepto como conjunto de muchas “cosas” que hacen que la estrategia tenga una base sobre la que poder trabajar.  Para los que no fueron a esa clase, porque se fueron a la cafetería, simplemente pongo la definición y seguimos con el artículo 😉 :

“El marketing mix o mezcla de mercadotecnia, es un concepto que se utiliza para nombrar al conjunto de herramientas y variables que tiene el responsable de marketing de una organización para cumplir con los objetivos de la entidad”.

Creo que cuando nos metemos en esta vorágine de herramientas, analíticas, segmentos, metodologías…, perdemos un poco el norte de todo esto. Tengo la impresión que “la noche nos confunde” :D, y es necesario que de vez en cuando vengamos a conceptos básicos y reorganicemos un poco toda esa innovación, y ese ir y venir de ideas maravillosas que pasan todos los días por delante de nosotros. Por eso hoy me he reafirmado en mis orígenes y me parecía interesante pivotar sobre algo muy de base y adaptar herramientas y acciones de marketing hotelero, para reestructurarlas y tener una foto fija de que es lo que está ocurriendo a nuestro alrededor.

Ese Marketing Mix “Hotelero” se podría basar en una serie de pilares que desde mi punto de vista tendrían bastante sentido y que espero que para tí también lo tenga:

PRECIO

Seguro la variable mas sensible para el gran público pero no tanto para determinado tipo de clientes que buscan algo más. Definir conceptos como lo que a continuación te ayudarán a adaptar tu política de precios en relación al público que te diriges, y ser mucho más competitivo:

  • Valor de marca.
  • Competitividad en precio.
  • Ofertas de último minuto.
  • Ofertas especiales para segmentos.
  • Precios Varias noches.
  • Tarifas por tipo de habitación.

 

PROMOCIÓN

Aunque no seamos unos enamorados de la promoción y de la publicidad, es un elemento básico para darnos a conocer. Debe de ser una constante y debe adaptarse a las nuevas características del mercado. Algunos ejemplos que seguro conoces:

  • Online – Offline.
  • Email Marketing.
  • Publicidad con Banners.
  • Google Adwords.
  • Gestión de Opiniones.
  • Tu propia web.
  • Social Media.
  • Eventos locales.

 

PROCESOS

La optimización y la mejora de procesos nos permite ser cada día más eficientes y plantearnos nuestros métodos. Entrar en una dinámica de humildad y de saber que siempre existe la posibilidad de reducir costes, de tener clientes más felices…, es básico para trabajar en la hotelería. Algunos ejemplos:

  • Facilidad en hacer la reserva.
  • Instrucciones claras para los recepcionistas.
  • Facilidad a la hora de pagar.
  • Efectivo – Tarjeta de Crédito.
  • Términos de cancelación.
  • Protocolos de actuación (Limpieza, avería…)

 

PERSONAS

Hay veces (yo el primero) que se me olvida que trabajamos para hacer felices a las personas, que son al fin y al cabo el objetivo final de toda la “parafernalia” que se monta en un hotel. Y cuando se habla de personas se priorizan los tratos entre las personas. Algunos ejemplos:

  • Trato personal.
  • Flexibilidad con el cliente.
  • Resolución rápida de problemas.
  • Empatía con el cliente.
  • Comunicación.

 

PRODUCTO

El producto es otro pilar fundamental para que el cliente encuentre todo en una situación óptima para el uso. Vendemos sueños, pero esos sueños se hacen realidad a través de unos medios que nosotros podemos proporcionarle al cliente. Una buena estrategia de marketing se sustenta en gran medida por un buen producto/Servicio. Algunos ejemplos:

  • Tipos de habitaciones.
  • Baños comunes limpios.
  • Variedad en el menú.
  • Conocimiento local.
  • Calidad de la wifi.

 

LUGAR

Lo primero que piensan los turistas a la hora de viajar es el sitio, y a partir de ahí articula todo el viaje. Por lo tanto nuestro contacto con el contexto en el que nos movemos es imprescindible, y el ámbito en el que se desarrolla nuestra actividad muy cuidado para satisfacer al máximo al cliente. Esto ligado a la características que ofrece nuestro establecimiento, hace que seamos más competitivos. Algunos ejemplos:

  • Ubicación del alojamiento.
  • Accesibilidad.
  • Información para llegar.
  • Parking.
  • Cuidado de las instalaciones.
  • Percepción de calidad.

 

Con este artículo no quería revolucionar el Marketing, ni mucho menos jejej…, sino simplemente que nos organicemos, que estructuremos nuestras ideas, que sepamos hacia donde estamos yendo y que no nos volvamos locos, que seguro que hay mucho que hacer, pero que las bases las sentaros unos señores muy sabios hace tiempo. Analiza estos 6 pilares y mira que acciones estás llevando a cabo, con que medios cuentas y determina que dirección debes llevar para conseguir unos objetivos consecuentes con tus posibilidades.

Tomaos este post como un punto y seguido, ahora mismo este puede ser un buen momento para reflexionar y seguir creciendo en tu Estrategia de Marketing Hotelero. 🙂