El ideal, y lo que realmente tendría sentido, es que cada uno de nosotros pudiera trabajar en aquello que le apasiona. En algo que resulte útil y repercuta de manera positiva en la sociedad.

Imaginad lo que progresariamos si cada uno de nosotros pusiera todo su esfuerzo en avanzar e innovar en nuestras diferentes pasiones…, el ser humano sería mas inquieto, los resultados mejorarían y todos iríamos de mejor humor al trabajo. Sería un bucle que no haría sino mejorar nuestras vidas en todos los sentidos.

Hoy os presento a Stephen Wiltshire, un artísta diagnosticado de autismo capaz de realizar paisajes tras haberlos visto una sola vez. Su obra es popular en todo el mundo y se mantiene en gran número de importantes colecciones.

Si queréis saber algo mas sobre el, no es perdáis este pequeño documental:

 

Nota: Si eres tan afortunado y puedes dedicarte profesionalmente a tu verdadera pasión, descubrirás que la palabra trabajo se desvirtua,  la vida no deja de tener sentido cuando el despertador suena cada mañana y los resultados llegan con una sonrisa, de lo contrario, lucha por conseguirlo.

 

vía @andresturiweb