Tiempo de Lectura: 2 minutos

Vemos como en muchas campañas las marcas pasan casi de puntillas. Lo que nos huele a venta no vende, no nos apetece coger el teléfono y no ver algo divertido o entretenido. Bastante tenemos con salir de casa y ser fusilados constantemente por miles de impactos. Es comprensible que no nos apetezca que “Mr. Proper” o el Tío de “el algodón no engaña” siga dando la brasa, contándonos que lo que ellos hacen es lo mejor y no podemos vivir sin ellos. (Cuando saben que es totalmente falso, “a lo de vivir me refiero”).

La vieja escuela del video sigue empeñado en ponerse guapo y vender con cuerpos esculturales, sonrisas Profident y familias de película, pero la realidad dicta mucho de ese ideal que muchos nos venden. A mí personalmente que me tomen por tonto y piensen que me trago la publicidad casposa de muchas marcas ¡un poco de por favor!. Primero toca ser humildes y luego a partir de ahí ya podemos entendernos.

Me decantaría porque las campañas se basaran en patrones como:

  • Partir de un concepto no de un producto.
  • Transmitir en vez de vender.
  • La visibilidad se gana desde la empatía.
  • Determinar el cliente antes que el producto.
  • La gente quiere meterse hasta la cocina.
  • Prima la simpatía por encima de la tecnología.

Si no entiendes estos conceptos en turismo seguirás vendiendo platos combinados con fotografías llenas de productos subrealistas, cuando la realidad es otra cosa.

Recientemente he visto una campaña que me ha llamado bastante la atención en relación al nuevo Nissan Xtrail. Es la campaña “Los 5 elementos de la aventura”. A través de esta acción se vende un concepto de aventura con contadas apariciones del vehículo, y que se asocian a una persona famosa com Matt Walker, junto a cuatro compañeros de aventuras procedentes de varios puntos de Europa.

Con esta campaña Nissan trabaja conceptos asociados a la marca , de los cuales encontramos el riesgo, la naturaleza, la polivalencia, todo esto a través de un video que nos lleva por diferentes lugares con un ritmo frenético y con una acción muy entretenida. Todos los ingredientes de una campaña viral, sin la necesidades de que aparezca la palabra “venta” por ninguna parte.

Convencido que este es el camino a seguir por las marcas. Nissan lo ha entendido y muchas otras lo siguen trabajando desde hace años, ejemplo lo tenemos en BMW o Red Bull.

¿Cambio de concepto o te quedas con el  modelo de anuncios “Jet Extender”? 😉