Tiempo de Lectura: 2 minutos

Viviendo la cocina auténtica de primera mano con Cookening

Gastronomía autentica con cookening

Hablando de cocina…¿No tenéis la sensación que alrededor de los movimientos “social media”  se cuece un rollo un tanto pringoso-lúdico festivo? No creo que yo sea el único que se percata de esto, que por supuesto es positivo, mejor que estemos arreándonos besos que palos, aunque podamos morir de sobredosis endulcorada. Volviendo a la temática del artículo,  me encanta recibir noticias de este tipo, mejoras continuas que nos sacan de ese marketing mundano que se apoya en buenos propósitos pero que en muchos de los casos está vacío y es súbitamente fachada.

Esta pequeña reflexión solo es para introducir Cookening, una plataforma culinaria que intenta poner en común experiencias  auténticas, basadas en personas ansiosas por disfrutar de lo autóctono.

 Ya hay ejemplos en otros sectores como en el turístico con plataformas como Airbnb y la versión europea 9flats ,en las cuales puedes alquilar tu casa por un módico precio. Profundizando en el tema gastronómico, Housebites permite a la gente vender comidas caseras como alternativa a una comida para llevar.

Cookening, plataforma social entro la gastronomía y lo auténtico

Cookening coge elementos de Airbnb y Hausebites, permite a los lugareños ponerse en contacto con  turistas, para que estos puedan disfrutar de experiencias gastronómica en sus lugares de originarios. El objetivo de esta herramienta es conocer a persona del lugar y a la vez disfrutar de las comidas típicas de los lugares que visites.

La mecánica es muy sencilla, los anfitriones crean un perfil en Cookening donde mostramos fotos de nuestras especialidades, una estructura de menú / comida preestablecido, y un precio para los huéspedes.  Los clientes solo tienen que elegir la reserva “mesa” y se ponen en contacto. Al igual que los mercados peer-to-peer similares, el pago está a cargo de Cookening con el fin de ayudar a establecer y mantener la confianza entre anfitriones e invitados. El anfitrión sólo recibe el pago el día después de una comida  y la plataforma se queda con un 20%.

La idea me parece genial y sobre el papel sería potencialmente implantable en sociedades abiertas, en las cuales el poder recibir a extraños en tu propia casa no sería nada descabellado si con ello te puedes sacar unas pelas. En determinadas sociedades cerradas podrían tener menos cabida.

Solo me queda felicitar a Cookening y desearles muchísima suerte. Una pregunta…¿Crees que funcionaría en España?