Tiempo de Lectura: 3 minutos

Las palabras “made” e “in” representan una información importante sobre el producto y la marca, cosa que puede influir en las preferencias de los consumidores. “Made” hace referencia al origen de manufactura del producto del origen del producto. A menudo se vincula con certificaciones legales, tecnologías involucradas, materiales y técnicas, así como también ética laboral y estándares de seguridad. “In” se refiere a la procedencia y a la dimensión geográfica, así como a la localización del proceso de fabricación y a la fuente de los ingredientes. “Made In”, por lo tanto, transmite información y asociaciones que son tangibles e intangibles, racionales y emocionales.

Dependiendo de las relaciones que se establezcan con el país que sigue a la expresión “made in”, se verá afectada la percepción del producto, el bien o la marca. El “in” y el factor emocional que tenía, fue el conductor principal en la elección de los consumidores durante el siglo 20. Más específicamente, la reputación del país y la relación entre el producto y la tecnología de ese lugar fueron inicialmente las principales razones para adquirir un producto. Actualmente las cosas han cambiado. Los consumidores entienden que los temas legales y de seguridad son igual de importantes. En el mundo de hoy, se necesita confiar en el “made” y en el “in” para poder tomar una decisión de compra.

Debemos tener claro, que las personas cada vez son más conscientes del origen de los productos y de la ética utilizada en su producción. Los consumidores esperan que los productos estén hechos de la manera correcta, por manos profesionales y en unas condiciones óptimas. Temas como dónde fueron realizados, si son o no fruto del comercio justo, si tiene algún distintivo de calidad son, ahora, más importantes que nunca.

Un ejemplo de transmisión de sinergias entre país de origen y marca es Japón y Fujitsu Aire Acondicionado, siendo este uno de los líderes mundiales en climatización y con una contrastada reputación labrada a lo largo de los años. Esta confianza y esa valoración positiva en relación a nichos de mercado concretos, se materializa a través de diferentes factores y conclusiones:

  • El País de origen es un potenciador de la decisión del consumidor.
  • La definición del país de origen en relación al cliente se hace más fiel a la realidad.
  • El consumidor conoce a través de su experiencia cuales son los países mejor posicionados en relación a nichos de mercado concretos.
  • El país de origen tiene más repercusión y visibilidad cuando se posiciona en diferentes categorías de producto.
  • Marcas país débiles no afectan a la fuerza del país de origen.
  • Las marcas de éxito transfieren valores positivos a la marca país.

Para sintetizar más el ejemplo, la marca japonesa Fujitsu sigue haciendo honor a su calidad tanto ganada, como atribuida por el país de origen presentado nuevos productos de última generación con un nivel de calidad muy alto. El equipo Slide LT ofrece unas espectaculares prestaciones (Ahorro, potencia, estilo, rendimiento…) que lo hacen ser una de las apuestas seguras del mercado en este tipo de aparatos de aire acondicionado, no solo por que la marca país Japón sea fuerte, sino porque la calidad de los productos Fujitsu lo demuestra día a día.

Post Patrocinado