Con más de 400 millones de usuarios en todo el mundo  y con cifras como las del último 31 de diciembre, en el que se  “cruzaron” 54.000 millones de mensajes. Es para tenerla muy encuenta, ya que la hemos implementado en nuestra rutina diaria como un hábito más.

A raíz de estos números y las impresiones de ver que prácticamente se ha convertido en algo imprescindible en nuestra rutina diaria, es inevitable pensar que…¿Podrían las marcas utilizarlas en beneficio propio, y sobre todo de sus clientes?

Esta pregunta me parece que tiene una fácil solución. Pues claro que siiii!!!  Estar pero sin ser unos petardos y están machando al personal. Es la historia de siempre, mejor ir de la mano y que nos vean como una ayuda, que no como unos pesados que estamos dando la brasa por otro canal diferente.

Desde mi punto de vista estás son algunas de las alternativas que encuentro a llevar una gestión de whatsapp en nuestro establecimiento, sin morir en el intento:

  • Canal de atención al cliente. Indicar en nuestra web el número de whastapp y que la gente sea libre de hablar con nosotros. Una forma de atención inmediata y menos intrusiva, cuando la comunicación surge del cliente. Ahí debemos estár ágiles y resolutivos para que esa consulta se traduzca en ventas.
  • Atención urgente y de ultima hora con el cliente. Aunque no soy de acostumbrar al cliente a las ofertas de última hora, podemos lanzar campañas especiales para clientes especiales. Esas reservas que no logramos llenar pueden ser bien recibidas a nuestros clientes más fieles.
  • Comunicación durante la estancia. Una forma interesante de utilizar whatsapp podría ser intentar la venta cruzada de nuestros servicios complementarios al alojamiento, durante su estancia en nuestro hotel.
  • Imágenes y videos personalizados con el cliente. Whatsapp te permite comunicarte no solo con texto y con emoticonos, sino también con imágenes y videos. Podemos ser originales y enviar un video personalizado a nuestros clientes tanto para venta como para saludarles.
  • Comercialización de proximidad. Relacionar Whatsapp a una CRM segmentado, nos facilita el lanzamiento de campañas segmentadas por proximidad. Aprovechar la potencia de la plataforma y el conocimiento que tengamos integrado en nuestros CRM.

Por lo tanto, si nuestra decisión es la de empezar a utilizar el Whatsapp, en nuestra estrategia de promoción y marketing, hagámoslo con cuidado y con mucho sentido común. El Whatsapp debe dejar de ser un fenómeno de interrupción en la comunicación, a una ayuda en la experiencia de consumo.

¿Y tu, te planteas utilizar Whatsapp como herramienta de marketing?