Si estás pensando que tu cliente se ponga la camiseta de tu alojamiento la llevas clara…, la sobreoferta, la sobreestimulación, la sobreinformación, la sobresegmentación… todo está sobre y super, el cliente tiene una necesidad, planifica y ejecuta…, muchas veces delega. ¡Lo que nos gusta delegar!. Pero bueno, para los clientes que les gustan los “todo hecho” están las agencias de toda la vida, los paquetes similares online y agencias como Pangea, que de lo que se la han jugado me molan, el concepto es sólido y el bocado del offline es mucho más jugoso y menos arriesgado que el online.

No se si te habrás echo la pregunta cuando ves a una familia que llega a tu alojamiento y a tu destino…, pero, ¿Cómo leches ha podido terminar un australiano veraneando en la mancha?, y sí, todo tiene un motivo, ya que de una u otra forma a esa persona se le ha impactado aunque posiblemente no sabremos la forma hasta que se la preguntemos.

En la mayoría de los casos y encajado en el Tripbarometer 2015 de Tripadvisor “el precio es el rey” y no tanto el contenido como se ha estado diciendo. Ahora seamos realistas y miremos cual es la ecuación en la que el viajero “echa números” y se pone a pensar en su próxima escapada o en su próximo destino de vacaciones. Una serie de ejemplos para que veas como el viajero hoy en día te encuentra y te compra:

  1. Alertas a través del metabuscador Kayak.
  2. Chollo bajo cancelaciones de última hora en portales como  Roomertravel o Cancelon.
  3. Cupones de descuentos o la cajas de viajes al estilo Groupon, Letsbonus o SmartBox.
  4. Utilización de millas aéreas o puntos de tarjetas para canjearlas por habitaciones de hotel.
  5. Inscripción a tarjetas de miembros de algún colectivo, estilo ISIC cuando eres menor de 35 años o ACSI cuando eres campista o la reciente Wanup para hoteles.
  6. Reservas de última hora con grandes descuentos como Priceline’s Express Deals.
  7. App de reservas con conceptos de venta ultimo minuto sobre el destino, como ejemplo Hoteltonight.
  8. Descuentos por compartir tus opiniones de viajes a través del portal yonderbound. Si alguien reserva con tu opinión ganas el 70% del precio de la venta.
  9. Modelos flexibles de precio de reserva por horas a través del portal Byhours. Si buscar pegarte una siesta y no quieres marear dando vueltas por la ciudad, aquí tienes una solución.
  10. La mítica de llamar al hotel para forzar un desayuno gratis. Nunca está demás pillar una reserva directa aunque nos cueste un desayuno o un late check-out.

10+1. Chollazos lowcost limitados sobre paquetes o solamente vuelos. Ejemplos de este modelo son Viajeros Piratas y Happy Lowcost.

10+2. Búsquedas orgánicas sobre búsquedas reforzadas con redes sociales de viajeros. Ver un alojamiento o actividad bien posicionada y reforzar su búsqueda con redes sociales de viajes, Otas o preguntando a colegas.

No pienses que tu cliente se levanta temprano a mirar tu web…, somos “infieles” por naturaleza, el mercado manda y la calidad/precio es la que impera. Los filtros de todo tipo nos envuelven y ahora compramos bajo una razonamiento más claro y transparente. Conviene no perder de vista esta parte del proceso y saber jugar lo mejor posible “nuestras cartas” siempre desde el lado del viajero.