Decía Séneca: “el mundo se compone de los que dan y los que reciben. Y que quizá los que reciben coman mejor, pero los que dan, duermen mejor“. Este reflexión del famoso filósofo Romano, puede aplicarse perfectamente a nuestros días, las cosas han cambiado, aunque muchos se empeñen en no verlo y sufran las consecuencias. Queremos que nos sorprendan, que nos alegren el día, que nos aporten valor y conocimiento, y estamos más abiertos a ellos.

 

¿Y esto que tiene que ver con internet?

La red es un fiel reflejo de la sociedad, y una buena manera de  canalizar todo el conocimiento, de darnos a conocer y enseñar quien somos, a que nos dedicamos y lo que podemos ofrecer. Muchos modelos de negocio se han basado en hacer una base solida gratuita (GoogleSpotify, Skype, Dropbox…), y sobre esta base , captar a un porción del gran pastel de consumidores que demanda un servicio mas específico o mas exclusivo, que cubra las necesidades que posiblemente haya creado el servicio gratuito.

La Realidad ha cambiado

Ya no es momento de ir con la Enciclopedia llamando puerta por puerta, de bombardear con anuncios absurdos,  o de asaltar a los clientes mientras viven, sino de ofrecer algo que pueda mejorar su día a día, y cuando nuestro producto sea parte de ellos, obtener el beneficio que retroalimente todo el esfuerzo realizado.

Está claro que las cosas han cambiado, el juego ha cambiado, estamos saturados de tanta información, y las empresas deben de darse cuenta, deben de reciclarse, aplicar las nuevas tecnologías y reestructurar su modelo de negocio, ejemplos de éxito hay una gran cantidad, como StarbucksDell, o para no ir más largo el de @taxioviedo o la cafetería Las Manolitas en Alicante.

Desde el frutero de la esquina hasta la cadena hotelera más importante pueden participar, solo es necesario algo ingenio y ganas de mejorar.

¿Y tú, que puedes aportar?