Analizar nuestra posición en el mercado dentro de una visión de cliente, es importante para darnos cuenta de que no estamos solos. Saber que función jugamos, que podemos aportar y saber como lo hacen otros nos hará ser precavidos, analíticos y ambiciosos bajo un sistema de mejora (sin que ello nos conduzca a perder esencia y frescura).

La competencia nos guste o no es un factor clave de análisis del mercado y en la distribución de cualquier tipo de producto. “Medir la temperatura” de tus competidores (definiendo competencia como un factor muy amplio, no pensemos en ubicación solamente), es indispensable para analizar nuestra posición sobre un cliente sobreestimulado en un mercado de sobreoferta (es importante entender que no somos el ombligo de mundo).

Analizar nuestros segmentos de clientes y determinar nuestro Set Competitivo puede ser un ejercicio muy sano a la hora de dibujar un panorama sobre nuestro producto. Analizar nuestros competidores en precio, calidad, segmento… será clarificador para saber como nos encontramos y hacia donde queremos aspirar. El mercado evoluciona constantemente y plantear escenarios de mejora es determinante para no dejar de evolucionar hacia un mejor producto y un mejor servicio.

  • Propuesta de valor respecto al resto del Set Competitivo.

Es importante ser conscientes que no podemos ser los mejores en todo y para todos. Analizar un nicho de mercado, una necesidad o un segmento para profesionalizarnos es importante. Podemos ser referentes en destino, en público objetivo o incluso en calidad del servicio de restauración. Por lo tanto, identificar la propuesta de valor de la competencia será determinante para diseñar la nuestra propia (sin perder nuestra personalidad).

  • Analiza su web y haz una comparativa del resto de competidores.

Analizar la web de la competencia nos puede dar información muy valiosa como identificar los productos que están potenciando o identificar sobre que palabras clave se están intentando de posicionar. Ya no digamos del tema estético, ver que motor de reservas utilizan o incluso saber que política de precios tienen de reserva directa respecto a otras plataformas.

  • Canales a través de los que se distribuye su producto.

Dibujar un mapa de distribución puede ser importante para ver en que puntos os acercan y os diferencian en esta materia. Identificar sobre que canales distribuyen es clave desde el punto de vista de donde distribuimos y donde no (y porqué). Identificar sobre que OTAs o Metabuscadores distribuyen, a que precio y poder integrarnos en los principales GDS (Global Distribution System) como son Amadeus, Travelport Sabre. Analizar su Mix de canales y compararlos con los nuestros puede ser revelador de algunas vías que no hemos tenido en cuenta.

  • Analiza la relación que se establece entre tu competidor y la marca destino.

Establecer una relación de colaboración la marca destino tanto a nivel local, provincial,  autonómico o incluso nacional atribuye mucha fuerza al producto y traducimos visibilidad en confianza. Es importante estrechar las distancias y estar siempre accesibles a la colaboración publico-privada. Generar estas sinergias es positivo siempre para nuestro negocio. Identificar como nuestro competidor gestiona esta relación en determinante para diferenciarnos a nivel destino.

  • Compite en visibilidad a través de la reputación online.

El ser competitivo en factores cuantificables como son la visibilidad online en medios sociales (followers, fans…) o incluso en las valoraciones que los viajeros tienen de nuestro alojamiento es imprescindible. Saber cual es la relación entre competencia y puntuación en Booking es clave. Sabremos en que “liga” competimos según factores como el precio, el tipo de producto o la disponibilidad… mejorar nuestro producto y trabajar bajo la percepción del viajero debe integrarse dentro de nuestro organigrama.

  • Competencia en generación de contenidos.

Analizar que política de generación de contenidos esta desarrollando, su capacidad de generación de valor, de identificación de palabras clave y como de dinámico puede llegar a ser generando “premios” para sus diferentes segmentos de mercado es clave para saber si competimos con una estrategia de contenidos potente. Apostar por segmentos o nuevos mercados a través de contenidos es un signo inequívoco de que hay un planteamiento estratégico detrás a nivel de producto y comercialización.

Después de identificar estos 6 aspectos estaremos más preparados para sentarnos y tomar decisiones bajo un planteamiento estratégico sobre competidores. Es importante que este sea un recurso más no sea un condicionante para nuestra estrategia. Debemos de conservar nuestra autenticidad para no perder la esencia que nos diferencie. Será la mejor táctica para salir movidos en la foto cuando nuestro cliente trate de “fotografiarnos”.