Me parecía inapropiado seguir hablando de Airbnb sin probarlo, y lo mismo digo de los que escriben sobre esta plataforma (tranquilos que vuestra vida no correrá peligro). En mi reciente escapada a Roma encontré una oportunidad de utilizar este servicio y encontrar un alojamiento dentro de un precio y una situación adecuados. Debo decir que todo ha ido bien y no tengo ningún tipo de queja al respecto, todo lo contrario, la experiencia del viaje ha sido muy positiva y nada de esa mala publicidad que han cargado sobre esta o estas plataformas, ha ocurrido.  Y si mi madre lee este artículo, que esté muy tranquila, que la experiencia ha sido muy positiva y la anfitriona era un encanto.

Me gustaría que de vez en cuando saliéramos de nosotros mismos y analizáramos el producto desde el punto de vista del cliente. Voy a intentar ver que partes he utilizado de la herramienta y ver como han sido los resultados:

  • Momento previo a la reserva. Motor sencillo donde priman los campos mínimos como el destino, las fechas, el tipo de habitación, el rango de precios y en un lugar muy destacado la localización del alojamiento, ya que para una escapada de este tipo la localización es muy importante para ir andando a todas partes.

motor-de-reserva de airbnb

 

  • Anfitrión que te ayuda antes y durante el viaje. El anfitrión, en este caso Emanuela ha estado disponible en todo momento. Nos envió información tanto de como llegar al alojamiento de la forma más sencilla, de que ver, donde ir…, y aunque no la hemos necesitado durante nuestra estancia, nos ha preguntado y ha estado en contacto con nosotr@s
  • Entrega de llaves a la hora acordada. La entrega de llaves fue adecuada, a pesar de llegar tarde ya que el autobús se retrasó. Nos explicó toda la información sobre el apartamento…, todo perfecto.
  • Limpieza. Todo muy limpio y ordenado.
  • Wifi incluida en el precio. Tener una wifi que funciona perfectamente es un factor muy a tener en cuenta, cuando en muchos hoteles la conexión deja mucho que desear (Y este tema lo entiendo porque es difícil dar servicio a un hotel) pero un router por habitación sería algo bastante sencillo y necesario.
  • Total libertad de horario al disponer del alojamiento. Dentro del horario establecido todo fue según lo acordado, sales, entras…, puedes invitar a alguien a cenar, teníamos un sofá y la propia dueña nos comentó que si teníamos algún amigo que quería quedarse a dormir…
  • Situación privilegiada. Un alojamiento situado a escasos 50m de la Fontana de Trevi en medio de todo lo necesario para una escapada de fin de semana a Roma. Si la situación es importante, este alojamiento la tiene perfecta.

Que conste que no cobro comisión por este artículo y puede ser que ni tan siquiera Emanuela lo lea, simplemente me ha gustado el servicio y no tengo porque esconderme. Si es cierto que me parece necesaria la libre competencia desde la legalidad, y que la situación sea regulada, algo muy positivo para el sector.

Apostar por la seguridad del cliente y apoyar la cercanía que fomentan estas plataformas, me parecen valores muy potentes de los que la hotelería y la restauración deben de tener en cuenta. Mi experiencia ha sido muy positiva y seguro que la de muchos turistas la está siendo.

Mi escapada a Roma con Airbnb todo un éxito 😉