Aunque nos hayamos acostumbrado a la intermediación, esta no es solo una situación de mercado, sino una consecuencia de nuestra propia desidia.

Llevo tiempo algo repetitivo con el tema de reserva directa, pero como yo soy así de inconformista no puedo con la gente que hace nada más que dormirse en los laureles y poner el piloto automático. Puede que yo sea un poco neuras con estos temas…., pero la verdad es que me hierve la sangre cuando la gente llora más que pelea, y si las cosas salen mal…, pues por lo menos no tienes nada que echarte en cara. En todos los ámbitos de la vida suele pasar algo parecido, y el a la hora de competir sobre marketing online debemos dejarnos de marear la perdiz, porque en todo este mundillo hay mas mareón que otra cosa. No es que yo llegue a inventar la Coca-Cola, pero no intentes vender más que Booking si tu motor es una castaña o das un servicio telefónico pésimo.

Si estamos convencidos que nuestra web es nuestra imagen online y es la que tiene que sacarnos las castañas del fuego, pues debemos destinarle los recursos necesarios para que así sea. Seguramente no te has detenido por un momento y te has puesto a hacer una reserva en tu propio hotel…intentado y verás que bajón ;), porque seguramente utilizas booking cuando te vas de vacaciones ¿Verdad?

Bueno, esto a modo de introducción para que analicemos que estamos haciendo para que la situación se revierta. Ya que aunque nos hayamos acostumbrado la intermediación, esta no es más que una consecuencia  del mercado, pero también de nuestra propia desidia.  Ahora es cuando nos metemos en faena y analizamos la web para ver si realmente está dado un buen servicio. Haz que tu web responda estas preguntas:

  • ¿La web está complatamente en los idiomas de los potenciales clientes? Para nota. ¿El seo esta optimizado para esos mercados?
  • ¿Tu web es sencilla de usar en la primera visita o está enfocada para clientes que conoces más la política del establecimiento?
  • ¿Estás trabajando la segmentación de clientes de alguna forma en la web?
  • ¿Realizas alguna diferenciación entre cliente fidelizado y cliente standard?
  • ¿Ofreces la posibilidad de personalizar la experiencia o está todo estandarizado?
  • ¿Trabajas permanentemente estrategias posicionadas sobre determinados momentos del año?
  • ¿Que diferencia existe entre reservar en tu web o reservar por Booking.com?
  • ¿Es posible realizar una reserva desde dispositivo móvil en la web de tu hotel sin morir en el intento?
  • ¿Hay opiniones sobre tu hotel además de las tuyas própias (y no me valen las del teletienda)?
  • ¿Tú dormirías en tu propio hotel?¿Hay algo que pueda hacer para mejorar la estancia de mis clientes?

Muchas de estas preguntas Booking.com no se las hace porque no las necesita, pero nosotros si que lo debemos de hacernoslas, ya que debemos de jugar a otra cosa. Ellos destinan millonadas impresionantes a optimizar sus canales, por lo tanto en esos temas es difícil estar a la altura. Pero si sabemos que la diferenciación nos permite desmarcarnos y hacer cosas diferentes que nos hagan salir del rebaño. A ellos les interesa que todos seamos iguales, que nadie alce la voz y que estemos calladitos y”follow the leader”, pero esto no es así amigos, esto va de diferenciarse, de dar la lata, de copiar al mejor, de hacer cambios….porque si algo nos debe de quedar claro, es que debemos ser diferentes y cuidar al cliente, ¡que lo tenemos en casa! 🙂