Para quien no conozca todavía el Periodismo Inmersivo me alegro de ser la primera persona que le informa de este interesante concepto. Básicamente este concepto define la tecnología que permite adentrar al espectador en un escenario recreado virtualmente que representa la noticia. El participante representa un avatar digital mediante una representación en 3D  del participante, y ve el mundo desde la perspectiva en primera persona.  Se consigue presentar la noticia, y al usuario le permite  aprender y comprende mejor el tema. El periodista busca aumentar la capacidad de inmersión del usuario en el relato a través de unos recursos estéticos e interactivos:

  • La inmersión espacial.
  • La acción en el relato.
  • El rol del usuario.

El objetivo es encontrar una simulación perfecta de la realidad, en un  escenario de realidad virtual.

Para ver un ejemplo aplicado, vamos a ver el de Hunger in LA, recreó mediante con sonido real y testimonios de los testigos la muerte de un enfermo de diabetes en la cola de un banco de alimentos en Los Ángeles. El espectador, gracias a las gafas Oculus Rift se traslada a la puerta de esa iglesia donde fallecía por un coma diabético un hombre que esperaba su ración diaria de comida.

 

 

Ahora bien, seguro que los que sigáis un poco todo este mundillo tecnológico se os habrá venido a la mente Google Glass…, aunque este fenómeno no está directamente relacionado, pueden ser dos tecnologías compatibles que beneficiarán a priori el entendimiento y la cercanía con la información. Ahora mismo hay herramientas similares, como las tour virtuales de Google, algo similar, que trata de sumergirnos determinados escenarios para que los podamos conocer mejor.

Por lo tanto, ¿Puede ser la inmersión mediante tecnología de realidad virtual una buena herramienta para el marketing turístico?

Ahora mismo esto puede parecer curioso aunque inviable en el corto plazo. Si lo que queremos es adentrar a nuestros futuros visitantes en el destino sin moverse de casa, puede ser una buena herramienta. Imaginemos que queremos visitar un destino y mediante una herramienta de este tipo realicemos una recreación, el potencial visitante podrá caminar por alguna de las calles más emblemáticas del destino sin moverse de casa.

En conclusión, esta técnica puede revolucionar la comunicación tal cual la conocemos ahora mismo. La distancia entre la información y el usuario se estrecha y prácticamente pasamos a ser los protagonistas de las historias. El usuario sigue  estando en el centro de la diana y la empresa sigue apostando para la mejora de la experiencia de compra, en este caso, en la fase de inspiración.

¿Piensas la técnica del periodismo inmersivo puede aportar valor al marketing turístico?