En el desarrollo de estratégias a través de páginas de aterrizaje no hay un manual definitivo que nos asegure que todas las visitas que nos lleguen se van a traducir en reservas, por lo que no nos queda que trabajar en base a ensayo y error. Hay muchos factores que influyen en el cliente y la navegación de cada persona es bastante diferente, lo que a nosotros nos puede parece muy mono y fácil de utilizar, a tus padres les puede parecer algo confuso y sin sentido.

Para aclarar el panorama me gustaría hacer una pequeña relación de apartados básicos que no deben faltar en una landing page. No necesitamos una landing sobrecargada que sature al cliente, o sí, ya que hay mercados que le gusta ese estilo. Por lo que muy importante es que estudiemos tanto los elementos como el estilo, de forma que se adapte como un guante a nuestros clientes potenciales.

  • Imagen corporativa: En este apartado tendría en cuenta realizar una adaptación igual o muy parecida a nuestra web principal, de forma que el tráfico que vaya de tu web a la landing, o viceversa, no se extrañe y deje la web por desconfianza.
  • Perfiles sociales. Apuesta por la socialización con los botones o incluso los timeline de tus redes sociales. Un ejemplo de transparencia y de confianza con el cliente. Ofrece dinamismo y frescura a neustra landing.
  • Título atrayente y destacado. La idea de nuestra acción debe quedar muy clara en el primer pantallazo. Algo breve pero directo.
  • Contenido destacado que enganche. Aquí podemos utilizar un video atractivo de nuestra campaña o de nuestro establecimiento, para los clientes que pasen de leer siempre está muy bien que vean el video y se enteren de que va la película. nunca mejor dicho.
  • Galería de imágenes. En turismo las imágenes venden y tener una galería de imagenes en un lugar destacado nos facilita aumentar el tiempo de permanencia y picar la curiosidad de nuestro cliente.
  • Venta aumentada y venta cruzada. Si las posibilidades de nuestro establecimiento o de nuestro destino son mayores de las que nos limitamos con la propuesta principal, podemos ofrecer al cliente que la mejore sin salir de la landing, o al menos que conozca las opciones.
  • Opiniones de clientes. Otro ejemplo de transparencia es indicar las opiniones de nuestros clientes en redes sociales, especialmente las de viajeros. Aquí debemos de intentar de ganar credibilidad sin forzar demasiado los comentarios más pomposos. Si no ponemos los comentarios al menos enlaces a redes sociales o a otas, donde no haya una mejor opción de la que nosotros estamos ofreciendo.

Aquí te paso una pequeña infografía donde se visualiza perfectamente lo que te he comentado anteriormente:

perfect-landing-page-design

 

Después de este pequeño recorrido por el mundillo de las landings, espero que no tengas tanto reparo a la hora de segmentar tus campañas. Piensa en el cliente, reconduce el tráfico y optimiza tu landing, una vez este proceso lo automatices con el menos coste posible, solo tienes que analizar y mejorar la landing, ya que puede que de lo que tenías pensado hasta lo que realmente funciona, haya todo un mundo.