El sentido común mejora la tasa de apertura

6732203_f520 El pasado Viernes en el Curso de Dirección Hotelera, tengo la suerte de Coordinar, tuvimos una interesante clase sobre el pequeño gran mundillo de los email. Surgieron muchos temas comprometidos sobre cual es el “estilo” en el que enviamos nuestros correos comerciales y cual es la forma que utilizan potentes compañías, las cuales aparentemente deberían tener muy trabajado el tema. Fueron unas cuantas las claves que tratamos y que voy a intentar aplicar en mi día a día. Todo esto es un tema de prueba y error, un contínuo como diría el profe del Viernes @internetyturismo un “Haz y mejora” 😀 Las claves que pudimos aprender y que más me llamaron la atención fueron 5 y desbordan sentido común por todos sus poros:

  • Los emails deben ser de TEXTO, luego de TEXTO y para terminar un poquito de TEXTO. Es un tema que no tenía muy claro y que me desconcertaba bastante cuando abría emails. Si queremos que vean el contenido de los emails hay que ponerlos en texto, debemos jugar con las viñetas, las negritas y las mayúsculas, ya que no nos quedan otras herramientas con las que jugar.
  • Trabaja los asuntos como si lo enviases a un colega. Estamos cansados de escuchar frases hechas. Los asuntos de la mayoría de los emails en el sector turístico o se pasan de ñoños o están más quemados… “No te lo pierdas” “Los mejores precios” “Que no te lo cuenten”. Trabaja los asuntos ya que es ahí donde se juega la batalla real. Juega con precios, mayúsculas, disponibilidades… ahí esta la clave.
  • Envíame el correo cuando creas que estaré ahí para leerlo con ganas e ilusión. Si tu base de datos está bien segmentada y somos capaces de ponernos en el lugar de la persona que lo recibe, sabremos cuando podría ser el mejor momento para leerlo. Esto no una ciencia exacta y funciona más por intuición que por otra cosa. “Cada maestrillo… “
  • El Remitente seguro que es de carne y hueso. Si algo debe quedar claro con un envío es que enviamos una comunicación de persona a persona, por lo que en el remitente debe aparecer siempre el nombre de la persona que realiza el envío y sobre la que recaerá la gestión de la comunicación de ese email. Si lo pensamos bien, solamente por sentido común abriríamos antes un email de “Manolo (Hotel Alfonso XV)” que del “Hotel Alfonso XV” directamente.
  • Lo bueno si es breve... Los emails deben ser cortos, directos y que aporten algo a la persona que los recibe. Las Newsletter están super quemadas y a nadie le interesa que le hablen si no tienes nada bueno que decirles.

Cuando me transmiten estas ideas y este conocimiento me doy cuenta de lo alejado que está el sentido común y la realidad en muchos casos, pero lo apasionante que es descubrir esos puntos de unión y empezar a trabajarlos. Ahora toca aplicar todo esto y seguir trabajando el sentido común. ¿Estás de acuerdo con estas acciones, modificarías o añadirías alguna?