Seguro que más de uno habéis es cuchado el concepto de marketing sensorial, y si no es así aquí os traigo una pequeña definición  de Wikipedia de este concepto:

Forma de marketing que se da mediante el olfato, ya que de esta manera se supone que traerá recuerdos, emociones e imágenes provocadas en el consumidor trayendo como consecuencia un estereotipo de imagen determinada y así mismo un estímulo

Por lo tanto, el contacto nuestro cuerpo interpreta los estímulos del exterior a través de los sentidos. Me parece muy obvio que las estrategias de marketing de los destinos estén orientadas a conquistar los sentidos, ya que son estos, junto a nuestro razonamiento y nuestro bolsillo los que toman las decisiones. Seguro que científicamente esto se puede elaborar mucho más y todo tiene una explicación contrastada, a la cual yo no llego.

No quiero discrepar con wikipedia en cuanto a la definición, ya que la relaciona mayoritariamente por el olfato, y al parecer según el estudio de  Bernd H. Schmitt  « el Hombre recuerda el 1% de lo que palpa, el 2% de lo que oye, el 5% de lo que ve, el 15% de lo que degusta y el 35% de lo que huele». es el que mayor peso tiene en nuestra percepción ¿Curioso verdad?

Por lo tanto, ¿Pensáis que todos los destinos se ponen en el lugar de la percepción del turista para realizar sus campañas de marketing?. ¿como pensáis que los destinos pueden potenciar el marketing sensorial?

  • VISTA: La singularidad y la diferencia de los destinos es lo que más se suele explotar. La acciones de marketing pueden contribuir a mostrar los destinos desde diferentes puntos de vista. Ejemplos de acciones en este sentido son los Time-lapse o los videos aéreos conjugando diferentes momentos del día, lo cotidiano y lo espectacular de los lugares.
  • OÍDO: Hay sonidos que nos teletransportan directamente a determinados lugares, el sonido de las olas, una música típica o simplemente el silencio son sensaciones que buscamos y que nos pruducen  placer. Ejemplos de promoción en este sentido es apostar por nuestro folclore como algo único y que nos diferencia.
  • GUSTO: En cuanto a gusto se refiere ya llevamos unos años potenciando la gastronomía como algo diferenciador. No perder de vista lo auténtico y comernos pequeños pedacitos del destino es algo que debe seguir trabajándose. Acciones como menús típicos, semanas de la tapa, comidas de temporada…, el límite lo marcas tú.
  • TACTO: Los destinos nos atrapan y nos vuelven partícipes de lo que allí sucede. Estar en contacto con la realidad incluso en ser protagonista. El turista deja de ser un mero espectador y se sumerge en una experiencia. Queremos bucear, saltar en paracaídas, cooperar, descubrir…., y todo de primera mano.
  • OLOR:  Como hemos comentado antes, el olfato es un arma muy potente que no se explota lo suficiente. Los lugares tienes aromas peculiares que se producen por determinados factores. Por lo tanto atribuir un olor característico y fomentarlo puede ser un excelente método de promoción indirecto. Esto puede ser posible con un destino cuidado y respetuoso con el medio ambiente, una forma inteligente de apostar de ese 35% .

¿Crees realmente que se apuesta por un marketing sensorial o vamos a una promoción plana?