Con San Valentín ya aquí, todo se vuelve un poco ñoño, “love is in the air”, necesitamos poner nuestra mejor sonrisa y hacer lo que haga falta para que nuestra propuesta sea interesante. Cuando me refiero a hacer lo que haga falta, es que debemos hacer siempre un poco más que nuestra competencia, sin que el precio se vea afectado (por lo menos el básico). Esta campaña puede ser la primera gran campaña para los Marketeros y una prueba de “esfuerzo” para validar productos que realmente puedan triunfar a lo largo de toda la temporada, desde un punto “romanticón” y endulcorado.

Como digo en el título del artículo, si hay una época en la que tiramos la casa por la ventana y no escatimamos  en pasar un fin de semana romántico o una escapada con nuestra pareja, es San Valentín. Por lo tanto, el ofrecer una propuesta diferente al clásico alojamiento y desayuno, nos puede permitir ofrecer ese plus que nos diferencie, y que nuestro cliente agradecerá, ya que las sorpresas controladas suelen ser bien recibidas.

Por lo tanto, un cocktail de espontaneidad, sorpresa, tiempo reducido y efecto ¡¡WOW!! lo conseguimos abriendo la posibilidad a nuestros clientes de ir más allá en su experiencia romántica. Posibilidades que no nos supongan un coste y que asociado a nuestra oferta pueda ser distribuido por cualquier agencia de la zona como viaje combinado.

Algunas ideas que podrían añadirse a lo comúnmente estamos acostumbrados a ver en los Hoteles en San Valentín:

  • Viaje en globo.
  • Bautismo de buceo.
  • Paseo en limusina.
  • Descenso de barrancos.
  • Cena Maridaje con música en directo.
  • Paseos en barco.
  • Interprete  Astronomía.
  • Sesión de Spa y cocteles naturales.
  • Salto en Tandem.
  • Masaje relajante en pareja.
  • Carta de Champagnes.
  • …¡LO QUE HAGA FALTA! 🙂

Una gran parte de responsabilidad en que esta tarea “convierta” será de los diferentes departamentos (marketing, comercial y recepción) ya que de ellos será la responsabilidad de poder llegar y transmitir ese valor añadido.  De cara al cliente, no solamente  transmitimos llenar el hotel, sino que hay un parte importante de compromiso y de apuesta por que la experiencia del cliente sea inolvidable.

Por lo tanto, toca apretar el culete y no solo llenar el hotel, sino llenarlo con clientes más felices, con mejores alternativas que el resto de hoteles y exprimiendo al máximo una fiesta que jamás olvidarán.

¿Dispuesto a que tu día de San Valentía sea inolvidable de verdad? 😉