La falta de tiempo, de recursos o de “manos” suele ser el principal problema para salir al mercado con campañas lo suficientemente competitivas. Este post simplemente te intentará ayudar a estructurar tus necesidades. Primero debes de tener clara una fecha determinada y para un mercado concreto, a partir de ahí, empieza a leer.

Cuando planteamos lanzar una campaña para nuestro hotel no siempre contamos con el tiempo necesario para reflexionar sobre el donde, como, cuando y porque de una campaña. Simplemente tenemos que reforzar la reserva directa de nuestro alojamiento, poder “arrancar” algunas reservas de nuestra BBDD  a bajo coste o simplemente queremos apostar por otro mercado al habitual con una campaña puntual.

Es posible que la precipitación nos haga abordar una determinada campaña de una forma poco adecuada y ese caos alargue tiempos de planificación, de ejecución y de análisis. Lo más importante es analizar la propuesta de valor, adecuarlo con la curva de reserva de un mercado potencial  y tener precisión en demandar la información necesaria para tener la campaña lista para ser lanzada bajo el concepto de Omnicanalidad que he comentado anteriormente en algún artículo de Hosteltur. La optimización de los tiempos y los recursos que tengamos a nuestro alcance es clave para acelerar de forma eficiente el trabajo que planteemos llevar a cabo en la campaña de marketing de nuestro alojamiento.

En tu caso me pondría en un papel estos aspectos clave y avanzaría hasta tener perfectamente definida la campaña y pueda ser ejecutada de forma eficiente:

  1. Define y diseña la propuesta de valor. Tener claro el motivo por el que el viajero visitará nuestro alojamiento y reservará es la principal duda que debemos de solucionar. Saber el diferencial, el generador reactivo para el viajero que empuje a la reserva debe ser nuestro principal debate interno. A partir de ahí todo será mecánico, ya que en esta fase la creatividad, la empatía y la diferenciación son los factores que deben ponerse “encima de la mesa”.
  2. Darle forma a la campaña en tu web. Una vez tengamos la propuesta debemos demandar una creatividad a nivel diseño (si tenemos la capacidad de contar con diseñador en el equipo) y sino, directamente buscar en bancos de imágenes propios o gratuitos imágenes que ayuden a reforzar el planteamiento de nuestra oferta. Esto sintetizarlo en nuestra web es importante, darle forma, que quede estético y que se adapte a la estructura de los contenidos de la web.
  3. Conecta con tu motor de reservas. El motor de reservas debe permitirnos autonomía y flexibilidad en cuanto al producto que queremos distribuir. Todo lo que distribuyamos a través de nuestra web tiene que tener un cierre a venta a través del motor, sino estamos perdiendo posibilidad de conversión del tráfico generado. 
  4. Diseña un Email para tu BBDD. Una vez definido el perfil tipo de usuario al que lanzaremos la campaña, debemos realizar la extracción oportuna de la BBDD y diseñar el email para su posterior envío. El Email es un canal más que debemos de utilizar y debe estar conectado a la propuesta de valor al motor, o a una landing si el caso lo precisa.
  5. Conecta con tu estrategia de PPC. La campaña debe de tener una extensión de publicidad en Google Adwords o en Facebook Ads para reforzar el planteamiento que propongamos, y a su vez para asegurarnos un tráfico focalizado a los perfiles definidos previamente. Jugaremos con el tráfico que podamos generar con nuestros propios medios (medios propios) y los medios que salgan fuera de nuestro control, tanto los ganados por nuestra influencia como los pagados (SEM).
  6. Realizar un contenido en el blog. Es importante reforzar las campañas con contenidos orgánicos y optimizarlos para las palabras clave. Si los campañas son recurrentes es posible que para próximos años reutilicemos contenidos, lo mejoremos y lo actualicemos para que vuelva a tener visibilidad. Así aprovecharemos el histórico de enlaces y de tráfico que generó en el pasado.
  7. Lanzamiento sincronizado. Es importante que se lancen y se publiquen los contenidos dentro de un periodo de tiempo determinado. De esta manera se transmite una coherencia en el planteamiento que genera seguridad en el potencial cliente. No tendría sentido ofrecer una promo en Facebook y que no tenga visibilidad en la web del alojamiento.
  8. Análisis y reporte. Toda campaña debe terminar con un análisis aunque sea pequeño sobre resultados.  Identificar que ha funcionado mejor, donde se ha convertido más, si ha funcionado una campaña entre un segmento determinado. Realizar un análisis de la situación y poder identificar factores de mejora es un ejercicio saludable, sin que signifique buscar culpables.

Sobre estos factores ya podemos ponernos manos a la obra a plantear la campaña para nuestro alojamiento, el tiempo apremia y en muchos casos este suele ser el principal factor para ponernos de verdad manos a la obra. Por lo tanto ánimo, y si necesitas ayuda no dudes en contactarnos.