El tema economía colaborativa se calma o puede que pueda ser un espejismo sobre las vacaciones navideñas. Al menos en el consumidor se afianza los conceptos de alquilar, arrendar, compartir…, todo este fenómeno en relación al “empoderamiento” ciudadano o a la autonomía de las “micro-pymes”. Problemática que deberá de solucionarse y regularizarse allá donde haya actividad económica y se vele por la seguridad del consumidor, mientras esto llega vivimos en un “quien más pueda ,que más haga”. (Aunque eso es harina de otro costal)

Burocracia y problemática de sector así como  lobbys a parte, me gustaría hacer un pequeño artículo en relación a uno de los proyectos en los que estoy colaborando. El proyecto se llama Room4Exchange y va ligado a este fenómeno de economía colaborativa. Puede ser una competencia directa de Airbnb o de cualquier hostel de una gran ciudad, y por ello seguro que más de dos le siguen la pista de cerca. Se trata de un portal de intercambio de habitaciones, el título de la película “tu a londres y yo a california” podría resumirlo bastante bien. El modelo se base en intercambio de habitaciones en tiempo real, “yo me voy a tu casa y utilizo tu tostadora “y “tu vienes a la mía y te dejo la raqueta de padel”. En cuanto a prestaciones y a equipamiento tanto o más competitivo que una habitación de hotel, sin lugar a dudas .

Vamos a realizar un pequeño análisis de que aporta al turista Room4Exchange y porque está destinada a ser un referente dentro de un público objetivo muy concreto:

  • La variable precio alojamiento. En la actualidad la plataforma es totalmente gratuita. Por el precio del alquiler que estás pagando en tu casa te permites alojarte en otras casas de otras ciudades del resto del planeta, con lo que el gasto “alojamiento” bastaría con el que haces para vivir y no tendrías que pagar otro durante tus vacaciones.
  • La variable prestaciones. A la hora de alojarte en el piso de otra persona tendrás las prestaciones que esta persona permita que utilices, seguramente muchas más que cualquier otro tipo de alojamiento y seguro más adaptadas al entorno al que viajas.
  • La variable integración. En la gran mayoría de los casos la persona que comparte habitación tiene compañeros de piso y estos pueden hacer de nexo de unión perfecto entre destino y “turista”. Por lo que la integración será más profunda cuando la convivencia con personas del lugar sea más directa. Las personas que busquen perfeccionar el idioma tendrá un gran filón en Room4Exchange.
  • La variable gasto en el destinoTanto por el medio de transporte que la persona utilice (cesión del bono de transporte, la bicicleta o incluso el coche) como por tener todos los medios para cocinar en el piso, ya nos estamos ahorrando un dinero que de otra forma sería un gasto en el viaje.
  • La variable autenticidad destino. Piensa que vivirás en un lugar de una persona que reside en dicho lugar, no en una impersonal habitación de hotel. Tanto a nivel experiencia como contacto con el destino la interacción será mucho más profunda desde que te despiertas hasta que te acuestas, incluso dormido ya será de por sí algo auténtico. Imagínate que sois pescadores y ambos cambiáis de lugar de pesca por un fin de semana sin necesidad de mover aparejos.

Ahora es el consumidor el que tiene la palabra. Actualmente estamos trabajando duro para optimizar la plataforma, dar difusión, generar lazos con otros proyectos similares, buscar nuestro público objetivo…, un proyecto apasionante con mucho sentido, pero que tendrá más aún cuando se implante definitivamente en el uso cotidiano de todo aquel que quiera aprovechar su habitación como vehículo para conocer el mundo.

¿Te animas a utilizar Room4Exchange? 😉