Soy de los que están convencidos, que  cuando escuchan la palabra “experiencia”, no le venden gato por liebre, las experiencias son los viajes de toda la vida. No creo que porque ahora a muchos se les llene la boca con esta palabra, vayan a descubrir America. Siempre que hemos salido de casa con la maleta, tanto si no lo proponíamos como sino, las “experiencias” o las aventuras, están a la vuelta de la esquina.

Otro tema muy diferente es implementar el concepto de “experiencia” en la comercialización turística, intentar vender el viaje transmitiendo las sensaciones que el destino nos provocará. Algo así como una especie de dejavu sobre lo que sería nuestro viaje si tomarnos la decisión de viajar en esa esas condiciones, a ese destino, con una determinada oferta complementaria…

Este concepto de distribuir bajo experiencias lo ha captado muy bien la cadena Fourseasons, ya que ha creado una plataforma que parte del concepto del objetivo de la visita, y deja en un segundo plano el medio. Ya que para su target si hay algo menos decisivo,  en su proceso de toma de decisión, son los medios.

Resulta curioso como prescinden de la sensación de producción en cadena que genera el motor de reservas y derivan estas a un número de teléfono:

Fourseasons

 La clave de la estrategia de Fourseasons se fundamente en 2 conceptos clave:

  • Por un lado la atractiva experiencia de navegación, dividiendo la web en vídeos sobre recorridos y viajes de ensueño.
  • Por otro lado, la exclusiva temática de las propias experiencias, buscando paraísos de tipo y la búsqueda de la diferenciación en cuanto al producto que distribuye.

Esto dos conceptos que destaco están sustentados por una inteligente estrategia de contenido y una fuerte presencia en redes sociales, que dan el proyecto el empaque de una de las más importantes cadenas a nivel mundial.

Para terminar el artículo, nada mejor que uno de los vídeos con los que Fourseasons mejor transmite la comercialización experiencial a través de su web: