Aprovecha las oportunidades que ofrece la especialización para distribuir en los mercados de sobreoferta. Aquí te facilitamos una serie de consejos para potenciar la estrategia de distribución online de tu producto turístico. Toma nota y mejora tus resultados.

La planificación estratégica ha evolucionado a lo largo de los años al igual que se ha distanciado la relación entre oferta y demanda (Más oferta que demanda). En un mercado tan competitivo como el turismo es necesario llevar a cabo una adecuación de nuestro producto a las necesidades del cliente que conecta directamente con la competitividad de nuestro alojamiento. Este inicio del artículo me recuerda al publicado por Fabian Gonzales en Rocketbeds y también a la frase de Isaac Vidal: “Lo que no son cuentas son cuentos“.

En turismo como en otros sectores corremos el peligro de distribuir esfuerzos de una forma desestructurada, de forma que pueda peligrar el futuro de nuestro proyecto. Tanto en la línea de externalización de estos o incluso de trabajarlos internamente sin la profesionalización necesaria, se puede producir un consumo de recursos en direcciones poco operativas. Seguro que hay experiencias de todo tipo con mayor o menor éxito, ambas pueden ser posibles si encontramos a las personas adecuas y no dejamos el producto “a la deriva”.

A modo de estructura sencilla y operativa me parecía práctico plantear un esquema básico para articular una estrategia simple, ejecutable y ordenada que pueda pueda ayudarnos a sintetizar ideas en realidades y empezar a trabajar.

  • Identificar a tu mercado. Si todavía no tenemos el producto sería una buena idea partir de las necesidades de nuestros clientes objetivos y a partir de ahí desarrollarlo. Si el proyecto ya está en marcha sería interesante marcar que tipologías de cliente encajarían con nuestro producto, extraer el máximo conocimiento posible de este e intentar adaptar la oferta al máximo a los clientes que consideramos más apropiado a nuestro producto. A partir de ahí entraremos en un proceso de testeo y evaluación continua que implicará incluso cambios en el propio producto.
  • Estudiar sus modos de compra-reserva. Una vez tengamos identificado nuestro cliente es interesante que analicemos los procesos que le llevan a la compra del producto, ver que factores intervienen en su proceso de toma de decisiones y ver quienes son nuestro competidores más aventajados. Una vez tengamos claro el proceso podemos estudiar como “irrumpir” en el mercado de manera que seamos interesante según sus percepciones.
  • Analizar sus canales de generación de tráfico. La canalización de tráfico cualificado a nuestro site debe de ser la obsesión del equipo de marketing. Por otro lado, analizar cuales son las vías a través de las que distribuir nuestro producto y determinar el coste que supone para nuestro proyecto es determinante para saber adecuar nuestro planteamiento de distribución online.
  • Identificar un sistema de ventas ágil y adecuado a tu modelo de negocio. La conversión a ventas es el paso más importante en marketing online y el objetivo final de toda acción sobre distribución. Contar con el mejor motor de reservas (en cuanto alojamientos turísticos), cerrar la venta en 3 o 4 etapas (clave en el universo ecommerce), contar con un buen call center (indispensable en determinados productos)… Saber como jugar nuestra baza en esta fase del proceso,  con herramientas adaptadas al viajero de forma natural, debe ser una máximo del proyecto.
  • Optimización de la web. Es imprescindible contar con una web que cumpla las necesidades  del viajero y de las diferentes incógnitas y necesidades que plantea durante todo el life time value que exista entre viajero y negocio turístico. Mejoras en cuanto a la experiencia web, generar producto, solidez técnica o coherencia de la marca son algunas de las posibilidades que hoy en día todo proyecto web debe tener integradas en su ADN.
  • Generación de contenido optimizado. La generación de contenido focalizado en el viajero es una forma de exteriorizar un compromiso y  una transparencia hacia el viajero. Conseguir conectar con el cliente bajo estrategias sobre necesidad es una de las posibilidades que ofrece esta herramienta de marketing y de aporte de valor.
  • Generación de backlinks con orientación a tu mercado. Conseguir que nos referencien y ser “líderes de opinión” sobre una temática concreta nos asegura recibir tráfico cualificado y visibilidad. Además de ser un factor determinante en el posicionamiento orgánico (SEO) este factor de recomendación multiplica nuestras posibilidades y conecta en forma de sinergias con otros potenciales partners que nos ayudarán a canalizar nuestro producto/servicio.