Previo al diseño y a la implantación de nuestra estrategia de ladings, es necesario analizar una serie de factores que condicionarán la ejecución y el desarrollo de la misma. Un análisis previo nos llevará a detectar nuestras necesidades reales y poder reconducir el tráfico en base a los intereses que nos marquemos.

Hay diferentes motivos por los que nos interesaría invertir en este tipo de estratégias. Para los que no estén familiarizados con esta terminología, a partir de la estratégia de landing, queremos conducir a un público determinado, en un momento determinado a una web específicamente diseñada para que ese cliente tome la decisión de compra. Es la punta de lanza de nuestra estratégia de conversión, sea el objetivo que sea.

Desde mi punto de vista estas serían los principios básicos que pondría encima de la mesa previo al diseño de la estratégia. Nos marcamos un un objetivo final de nuestra landing page, y a partir de ahí le hacemos el traje a medida:

  • Tipología de cliente. El cliente siempre debe de estár en el centro de la diana y cuando nuestra estratégia se diferencia por un target muy específico lo debemos de hacer valer tanto en las características de la landing y en la distribución de la misma. Este sería el traje a medida nunca mejor dicho, analiza a tu público y fabrica la landing  solo para el.
  • Tipología de servicio. Cuando lo que queremos potenciar es un servicio muy específico, debemos de plantearnos como ese servicio puede resultar atractivo para nuestro cliente. Reflejar como lo que ese servicio puede aportar al cliente y distribuirlo por los canales donde los demandante de este servicio se mueven…, debería de ser nuestro planteamiento.
  • Segmentación geográfica. Cuando lo que condiciona al cliente es su situación geográfica, y aquí podemos entender muchas cosas, tanto por las características en estilo del cliente, el propio idioma, su cultura…, El atacar geográficamente también condiciona los diferentes apartados como el estilo, el producto, en enfoque…
  • Segmentación sobre temporadas. Si tenemos debilidades estacionales, el lanzamiento de nuestra campaña puede estar condicionado por la época del año en la que la lanzamos. No sería lo mismo lanzar una campaña de cara al verano como de cara al otoño, puede que el cliente sea el mismo, pero el enfoque de cada una de las campañas debe de ser diferente.
  • Mercado objetivo. Si el mercado al que nos queremos dirigir es muy específico todo cambia en nuestra estratégia de landing. No sería lo mismo lanzar una landing para el mercado ruso que para el mercado chino, no solo por idioma, sino por diseño, canales, producto…, todo cambia.
  • Debilidad en el mercado. Si lanzamos una campaña pensando en una necesidad propia, podemos ver cuales son nuestras épocas más bajas y lanzar campañas para cubrir nuestras épocas “valle”. Una vez detectemos nuestra necesidad hay que ver como relacionamos esta con una tipología de cliente que consuma dentro nuestras necesidades.

Al final cada campaña es un mix de estos principios, ya que el traje debe quedar como ni pintado. Nuestro cliente se debe de sentir cómodo, convencido de que la relación percepción-precio es la correcta, y por lo tanto, que es la mejor opción a la hora de realizar la compra. El traje te puede gustar más o menos entallado, pero siempre los resultados te marcarán el éxito o el fracaso de tu estratégia de landing.

¿Algún principio más para mejorar tu estratégia de landing page?