Si nos paramos a pesar hay muchos factores que influyen en el consumidor antes de tomar su decisión final de compra de un viaje. Estos factores se producen online y offline, a través de diferentes dispositivos, tecnologías…, todo el proceso es muy variable y muchos elementos en que decidamos una u otra cosa.

Los usuarios visitan de media 38 webs antes de reservar sus vacaciones y diferentes dispositivos para la investigación antes de reservar un viaje. La principal virtud a la hora de mejorar el proceso reside en cómo simplificar, contextualizar y vincular cada necesidad con una página en la que poder convertir.

Cuando los potenciales clientes finalmente entran embudo de reserva de una marca después de que el proceso de investigación se ha agotado. El objetivo como responsable de marketing es que el cliente se quede en el embudo de conversión hasta que convierta e incluso hasta que vuelva a convertir de manera recurrente.

Están son 5 formulas que es necesario controlar para mejorar los ratios de conversión:

1. Analiza el proceso del viaje de tu cliente y su proceso de compra.

Comprender el viaje del comprador y mapear su información digital. Es importante asegurarse de que está en condiciones de analizar su proceso del viaje a través de diferentes canales y crear una visión única al viajero. Asegúrate de entender los diferentes segmentos de los viajeros que visitan la web – conocidos y desconocidos -, así como los atributos que se pueden utilizar para adaptar la experiencia de estos visitantes a la presencia online de nuestro negocio.

2. Medir todos los puntos de datos relevantes dentro del proceso de reserva.

Es imprescindible recoger datos fiables sobre el proceso de reserva completa. El primer paso es asegurarse de que podemos identificar y separar cada paso, y que todas las rutas de entrada y salida de cada etapa son capturados y revisados de forma regular. Algunos pasos son comunes a todos los canales, pero otros podrían variar de acuerdo con el canal.

La información de error se debe recoger de manera que las acciones correctivas puedan ser prioritarias. No se olvide de mirar a la actividad dentro de la página – tales como el uso de enlaces, el funcionamiento de formularios y poder hacer clic en las imágenes o no – y averiguar qué acciones están ayudando a las conversiones y cuales te están “haciendo la cama” en la venta.

3. Optimizar para cada tipo de dispositivo a la etapa apropiada en la trayectoria del cliente.

Una vez medido los diferentes puntos de datos medibles del proceso, se puede analizar cada punto en el embudo prestando especial atención al tipo de dispositivo. Por ejemplo,  si tenemos una aplicación, conviene asegurarse entre la diferencia de usuarios de teléfonos inteligentes y tabletas, y no hay que ignorar el creciente número de canales de reservas no convencionales, tales como consolas de videojuegos, televisores inteligentes, etc.

Es imprescindible analizar cada punto en el embudo prestando especial atención al tipo de dispositivo

4. Generar tráfico de demanda para el proceso de compra.

Saber de donde viene nuestro tráfico es importante, ya que no todas las fuentes de tráfico son iguales en la generación de conversiones.Algunos canales de demanda pueden ser mejores para etapas tempranas previas a la compra, mientras que otros pueden ser importantes para maximizar la rentabilidad de la operación, tales como los canales de pago, marketing de afiliados, etc. Es clave ajustar el gasto al canal y al rendimiento de la estrategia.

5. Redimensiona el tamaño del embudo de reserva.

Hay una ley no escrita que indica que los procesos de reserva deben tener 3 o 4 pasos, todo lo demás será perder en tiempo. El objetivo es agilizar al máximo este proceso (Aquí los de Amazon son los jefes) de manera que se aproveche al máximo el impulso de compra del cliente. Podemos utilizar test A / B y pruebas múltiples para encontrar el tamaño correcto, de manera que mejoremos el proceso para minimizar el abandono y la maximización de las tasas de conversión.

Hay una ley no escrita que indica que los procesos de reserva deben tener 3 o 4 pasos, todo lo demás será perder en tiempo.

Este podría ser el embudo de tu web, conviene analizar el tráfico y mejorar esos abandonos que no encuentran lo que buscan o simplemente que no han entendido el proceso.

 

Ahora es el momento de aprovechar esta información y empezar a medir y cuantificar que está pasando en nuestro negocio. La información más real sobre que demanda nuestro cliente estará en el análisis de los resultados que obtengamos y la mejor solución, probar y aprovechar lo que mejor funcione.