Una experiencia a la altura del mejor hotel

como veo el sector del camping en comparación al hotel

Hace ya casi un año que trabajo en el Camping Internacional La Marina y creo que va siendo hora que realice un post en el que comente lo que está significando para mi el camping, y como lo veo en comparación el hotel.

Tengo la impresión que cuando comentas que trabajas en un camping lo consideran como tipo de alojamiento de 2ª categoría, aunque los que realmente se dedican a el sector turístico, si que les suscita interés y se preocupan de cuales son los sistemas de trabajo y como hacemos para que nuestros clientes tengan auténtica pasión por el camping.

Cuando trabajas en un camping y más del nivel de La Marina, te das cuenta que la diferencia es notable con la mayoría de alojamiento que conoces y que son muchas las fortalezas en comparación con la debilidades.  Te comentaré cuales son mis razones para elegir un camping antes que un hotel:

  • Aire libre y Naturaleza. Cambias la situación “empaquetada” que te ofrece un hotel por una unidad de alojamiento independiente, a tu estilo y con  el cielo como testigo de tu visita. Tanto parcelas como hoteles se mimetizan en un entorno natural que la mayoría de los hoteles no pueden ofrecer.
  • Posibilidades del bungalow sobre la habitación. La independencia que te ofrece un bungalow no te la ofrece ni por asomo una habitación de hotel. Tener cocina, poder dejar el coche a pie de bungalow y disfrutar de wifi abierta…, son detalles que marcan la diferencia.
  • Biblioteca. La biblioteca puede ser un pequeño detalle, pero representa un servicio interesante cuando tus clientes pasan meses de estancia.
  • Los niños son los reyes. Los campings lo tienen claro, los niños son los auténticos protagonistas. Todo lo que se hace en el camping así como las instalaciones giran entorno a los peques de la casa. Los potentes programas de animación hacen las delicias de grandes y pequeños, y las familias se sienten como en casa.
  • Supermercado. Se incentiva la autonomía y la inmediatez con el supermercado, una pieza importante para que tengamos los productos que necesitemos a metros de nuestro alojamiento.
  • Alojarse con animales de compañía. Tanto en parcelas como en determinados bungalow puedes traer a tus mascotas y esto no todos los hoteles te lo permiten.
  • Relación entre campistas. El estilo de vida que comentábamos anteriormente hace que la gente que se aloja en un camping esté más predispuesta a relacionarse, ha hacer piña y a socializarse. La esencia de los campings, y que por suerte se conserva, es la de compartir, relacionarse entre iguales y disfrutar de vacaciones en grupo.

Los campings se dirigen hacia una transformación al estilo de los resorts, están a la altura de serlo y poseen la tecnología que han desarrollado con el transcurso de los años. Un estilo de hotel con un desarrollo horizontal y una fidelización de clientes que muchos hoteles “matarían” por tener.

Es complicado transmitir el sentimiento del camping en unas líneas, simplemente os recomendaría que disfrutarais de la experiencia, veréis como las categorías no existen y el patito se transforma en cisne.