Esta pregunta es la que me hago cada vez que apuesto por invertir mi energía y mi tiempo a la hora de ir a un evento, de formarme en algún proyecto o de investigar sobre una temática. La vida está llena de decisiones y no puedo estar más contento después de haber aceptado participar en este fantástico evento.

A toro pasado (nunca mejor dicho cuando vienes a Pamplona) las cosas se ven con perspectiva y, aunque hace días del evento, la sensación es tremendamente positiva. La síntesis no es otra que un desglose de los valores fuera del porque el turismo tiene en España su propio paraíso. Disponemos de producto, diversidad cultural, creatividad, clima, identidad…, pienso en motivos para no venir a conocernos y la verdad es que no los encuentro. Estos valores, ordenados y coordinados, son imparables y nuestros competidores lo saben. Porque los que salimos y entramos de vez en cuando lo sentimos y no es solo pasión, es que aquí pasan cosas que no pasan en ninguna parte del mundo.

La unión en Turismo permite cohesionar estructuras que perduren en el tiempo y generar conocimiento entre profesionales. Este evento sin duda fomenta el conocimiento, las conexiones y el entendimiento entre profesionales que hablan el mismo “idioma” (el turismo). A modo de esquema, el Congreso Internacional de Turismo de Navarra me ha aportado 5 soluciones clave:

  1. Ejemplos prácticos sobre Turismo Rural nacional e internacional que están funcionando. Realidades que están obteniendo buenos resultados en otros lugares del mundo como la que transmitió Chema Ramón con el buen hacer de La Casa del Río.
  2. Conexión entre profesionales nacionales e internacionales especializados en diferentes áreas del turismo rural (cercanía entre todo tipo de perfiles). Tener cerca a Jose Luis Córdoba y escuchar la visión desde Andalucía Lab es un lujazo, compartir interesantes conversaciones con Elena Rubio de Tandem Rural y conocer en persona a Angel Mª Montón
  3. Tendencias innovadoras que aportan resultados a otros proyectos. Tendencias que facturan y generan visibilidad como las que siempre aporta Joantxo Llantada
  4. Nuevas posibilidades tecnológicas adaptadas a las necesidades del turismo rural (necesidades desde la base). Conocer el proyecto de Finestrat de la mano de unos de sus precursores, Miguel Angel Catalánes todo un chute de trabajo bien hecho.
  5. Espacios distendidos de debate sobre inquietudes a diferentes niveles para solucionar cualquier tipo de dudas (Face to Face, como a mi me gusta). Compartir mesa con profesionales como Mario Schumacher, Ana Santos,  Anni Bennet y Jose Luis Sarralde es una auténtica maravilla.

Este contenido lo escribo como una especie de “cuaderno de bitácora” o diario, para el año que viene volver a leerlo, ya que esta confluencia de conocimiento entorno al Turismo Rural es una apuesta por seguir creciendo y mejorando por y para el viajero. Tengo la sensación, después de unos días de reflexión, de que todos y cada uno de los que seguimos el congreso estamos un poco más preparados, concienciados e informados. Deseando ya que llegue la próxima edición para hacer entre todos del Turismo Rural una actividad más competitiva y rentable a partir del conocimiento.

Más información para próximas ediciones.