Seguro que a estas alturas ya habéis escuchado la palabra Bitcoin, para los que no terminéis de entenderlo, podría valer en primera instancia  con que tengáis claro que es la primera moneda que se puede mover a través de internet libremente de usuario a usuario. Esta idea adaptada al turista tiene un gran potencial y empresas como Destinia ya se han dado cuenta.  Esta se ha convertido la primera agencia de viajes del mundo que acepta los bitcoins como método de pago, y en una de las primeras empresas turísticas del planeta que prepara para que sus plataformas tecnológicas este sistema de pago.

Bitcoin ya ha establecido una presencia en el mercado de Las Vegas. En mayo, la D Las Vegas abrió primero Bitcoin ATM del estado en sus instalaciones – unos pocos meses después de la D y el Golden Gate comenzó a aceptar Bitcoins para compras ajenas al juego.

Venga, si todavía esto no ha funcionado y no te termina de entrar que es esto del Bitcoin, este video seguro que te lo aclara:

[youtube id=”ceef71b0zSo” width=”620″ height=”360″]

 

Vamos a puntualizar la información que he encontrado en 3cero.com y analizar como puede beneficiar este sistema de pago al sector turístico:

  • Moneda Global: no pertenece a ningún estado o gobierno y se puede utilizar en todo el mundo, independientemente de las barreras geográficas y políticas.
  • Ajeno al sistema fiduciario: no se puede crear deuda con él, su valor no depende de una intervención de un banco central.
  • Límite de emisión: el aumento decreciente y predecible de la masa monetaria, le permite mejorar el poder adquisitivo de los usuarios.
  • Moneda divisible: actualmente se puede utilizar hasta con 8 decimales aunque no hay límite por lo que en un futuro se podrían utilizar más decimales.
  • Transacciones en tiempo real: en menos de una hora puede estar realizada la transacción.
  • Irreversibilidad de las transacciones: no hay un tercero en medio que pueda echar atrás una transacción. De todos modos existen servicios que custodian los bitcoins hasta que la parte que los recibe ha cumplido con su parte del acuerdo.
  • Imposible de falsificar: tal como está definido no se puede construir un bitcoin falso ni efectuar un doble gasto sin que la red lo detecte.
  • Anonimato: nadie está obligado a revelar su identidad lo que hace al bitcoin especialmente útil para su uso en países donde gobiernan regímenes totalitarios.
  • Barato: el bitcoin tiene menores costes de transacción que la utilización de tarjetas de crédito, transferencias o Paypal.
  • Seguro: el bitcoin cuenta con un fuerte respaldo criptográfico que lo protege de falsificaciones y se puede guardar en múltiples localizaciones simultáneamente. La tecnología en la que se basa el protocolo del bitcoin es varias veces más segura que la que utilizan los bancos y las tarjetas de crédito.
  • Transparencia: todas las transacciones quedan grabadas en un registro de libre acceso.
  • Micropagos: dado su divisibilidad y sus bajos costes de transacción es una moneda ideal para realizar micropagos.
  • Funciona las 24 horas al día: para las operaciones en bitcoins no existen horarios ni días festivos.
  • Se acumula en un espacio ínfimo: podría guardarse una fortuna enorme en una memoria USB, que puede ser guardada o trasladada sin depender de terceros.

Seguro que también hay problemáticas como la falta de regulación, la escasez de lugares donde la acepten o donde la emita…, lo que si está claro que este fenómeno está muy relacionado a otros que se vienen produciendo, en los que la libertad del ciudadano y su autonomía priman por encima de la regulaciones que benefician a unos cuantos.

Me parece interesante que se propongan nuevas posibilidades y que una industria tan dinámica como el turista se aproveche de estas mejoras. Ya que todo lo que sea sumar y mejorar la libertad del ciudadano, dentro de una regulación que no deje de lado al servicio, es una apuesta positiva.

¿Consideras el Bitcoin un elemento positivo o negativo en relación a la actividad turística?