La guerra por el posicionamiento de contenidos es algo muy habitual hoy en día. Está claro que lo que premia en los contenidos es la calidad de los mismos, aunque si estos contenidos no están lo suficientemente optimizados resultaría complicado llegar a ellos y que pudieran ser consumidos.

La clave está en encontrar el equilibro entre la calidad, la optimización de su búsqueda y la estructura que debe de tener para estar en sintonía con el público que lo va a consumir. Algo que parecía a simple vista que sería sencillo se complica un poco más.

Vamos a intentar a analizar cual es la diferencia entre un contenido bueno y posicionado y otro mediocre y que caerá en el “abismo” de los contenidos.

  • Calidad: La calidad en el artículo es realmente ambigua, pero si lo pensamos bien es también tiene parte objetiva. Un contenido es de calidad cuando bajo una línea de publicación segmentada se cubren totalmente las necesidades de la personas a la que nos dirigimos.
  • Investiga palabras clave: Haz una relación de palabras clave que vayan en relación a tu público objetivo y al tema a tratar. En base a las más demandadas elabora y adapta tus contenidos sin necesidad de forzarlo.
  • Gana confianza a base de satisfacer necesidades: Detecte las necesidades de tus lectores y gánate su confianza. Cuando se rompa esa barrera, las visitas-visibilidad de tus artículos aumentarán.
  • Si no sabes que contenido publicar, preguntalo: La necesidad de publicar puede llegar a bloquearte y a no saber muy bien para donde ir. Una buena solución podría ser preguntar a una pequeña muestra y que ellos te comenten que necesidades tienen.
  • Facilidad de lectura: Facilita al máximo que los contenidos se puedan consumir. Utiliza fotos, negritas, leguaje coloquial…, haz que poder leer tu contenido no sea engorroso y aburrido.
  • Desata creatividad en el título. Aunque suena muy básico el título es esencial. Por lo que aunque metamos la palabra clave, el resto tiene que generar interés para el lector.
  • Asocia tu contenido a Google Authorship: No pierdas la oportunidad de registrar todo el contenido que publiques asociándolo al sistema de autoría que google pone a disposición de los usuarios. La mejor forma de que google tenga el cuenta el contenido original que publicas.
  • Publica contenido con imágenes: Ya no solo desde el punto de vista visual, sino también se utilizan redes sociales de imágenes (como Pinterest) y también influye en el seo del artículo con el título y el alt.
  • Publica para las personas, no para la máquina. Si realmente queremos conectar con un público tratemos de escribir para ellos, lo que prima son las emociones por encima de las keywords. (aunque no está de más tenerlas en cuenta)

 

Después de este tocho, espero que te haya quedado ganas de escribir algún post en tu blog. Te puedo asegurar que no es sencillo, que cuesta trabajo, que muchos días te preguntas el motivo de tanto esfuerzo…, Suele ser en ese momento es cuando te llega un email o un tweet agradeciéndote tu artículo y todo lo que antes era grís, ahora lo ves con matices azulados.

Te aseguro que ayudar y aportar conocimiento es un motivo muy gratificante para levartarse día a día con ilusión por seguir mejorando. 

¡Haz la prueba! 😉