Cuando los recursos y el tiempo son muy limitados solo nos queda la opción de montar “mini  proyectos”. Es complicado lanzarse al vacío cuando algo que no es rentable y más cuando tu familia depende de tus ingresos.

Con ganas y con ilusión siempre tenemos la opción de  montar un “mini proyecto”, algo propio que nos permite soñar en que algún día nos dedicaremos a algo propio que nación de nuestras manos. Esto no quiere decir que el éxito esté asegurado, todo lo contrario, con mi experiencia el porcentaje de fracaso es muy alto, aunque cuando se lleva  adelante aunque sea 1, la satisfacción compensa con creces todos los intentos.

Quiero hacer un pequeño listado de 10 consejos que debemos saber cuando nos vamos a embarca en una pequeña aventura:

  1. Rodéate con personas con ganas. Es básico estar acompañado en estas incursiones. Si llevamos un compañero de viaje el trayecto se hace más ameno, además, diferentes puntos de vista siempre enriquecen los proyectos.
  2. Propón proyectos escalables. Aunque estés empezando y seas pequeño, no pierdas una visión cronológica y de crecimiento.
  3. Busca la rentabilidad. Define un modelo de negocio claro, no tiene porque ser en primera instancia, pero que tu proyecto desemboque en rentabilidad.
  4. Beta continua. Durante el desarrollo del proyecto no nos cerremos a nosotros mismos. Estemos siempre abiertos a modificaciones y mejoras.
  5. Si no tienes financiación explota la creatividad. El conocimiento del mercado y la creatividad son dos factores intrínsecos del emprendedor y que traemos de serie.
  6. La tecnología no es un problema, es la solución. No tengas miedo por los límites tecnológicos, se pondrá remedio y se buscará colaboración.
  7. El principal peligro eres tu mismo. Lo potencialmente más peligroso para llevar al traste el proyecto es la desgana y la descoordinación de los propios integrantes.
  8. Promociona desde 0. No tengas miedo en promocionar tu proyecto aún cuando no haya empezado a funcionar plenamente.
  9. Tu proyecto se basa en ilusión. Ya que te pones a currar busca un proyecto que te ilusiones, todo dependerá y girará entorno a las sensaciones que nos transmita el proyecto.
  10. Monta tu blog y publica ya. Gran parte de la comunicación y el valor lo aportará tu blog, por lo que tu estrategia debe girar en torno a el.

Estás son desde mi punto de vista los consejos que te daría si vas a lanzar un “mini proyecto”.  Confía en tus posibilidades, rodeáte de gente competente y lánzate. Tu tiempo está en juego y los beneficios seas cuales sean, superarán con creces a los perjuicios. ¿Añadirías o quitarías alguno?

 

Fuente de la imagen: http://www.pbs.org/